Asociación Internacional

 

de Clubes Sembradores de Amistad

 

PORTADAIDEARIOPERFILORGANIZACIONESCUDOESTATUTOSNOSOTROS

[Modifique las propiedades de la barra de vínculos para reconstruirla o elija otra que ya exista en el sitio Web.]

 

PERFIL

El Sembrador Ideal es aquel que tiene a Dios como su fin último y valora la responsabilidad que Éste le dio de sí mismo y de aquellos que le ha encomendado, está consciente que la familia es el núcleo que tradicionalmente ha sido la fuerza que custodia nuestros valores y de la gran responsabilidad social que tiene para contribuir a solucionar algunas de las tantas carencias de los que menos tienen.

Es aquel que comprende y vive, recibe y da, ese don que llevamos como apellido: "La Amistad"; ese apellido nos hermana, nos hace, de alguna manera, estar en comunión de principios, valores y metas; "nos hace sufrir y gozar la pena o la alegría del amigo". El buen Sembrador sabe que el tiempo es la inversión más valiosa e imposible de desperdiciar, ya que ese tiempo es un pedazo de nuestra vida, que en su aspecto humano, se nos va segundo a segundo.

Tiene una idea clara de lo que significa la felicidad y escoge ser feliz en su tiempo para hoy y para toda su vida. Sabe que ese estado de ánimo de paz interior, no está en cuánto se tiene, pues todos sabemos cuanta gente lo tiene todo y se convierten en esclavos del tener; el dar amor, el desear la felicidad a los demás, el ayudar al que lo pide, el darle sus consejos, o simplemente su tiempo, al que necesita ser oído; es el que actúa de acuerdo a sus principios y valores, no de acuerdo a las tentaciones o valores de los demás. Actúa y siempre dice la verdad, sabe que la honestidad debe empezar por uno mismo, si quieres que los demás también sean honestos; la felicidad la encuentra fijándose siempre objetivos más altos y es entusiasta aceptando los retos y nuevas responsabilidades.

El optimista, no le teme al fracaso, ya que sabe, que siempre de las caídas se puede uno levantar con orgullo y seguir adelante, ahora con mayor sabiduría; sabe que el fracasado es aquel que, después de la caída, se sienta a lamentar su desdicha y con espíritu derrotado olvida el objetivo de su carrera.

Alguien una vez dijo: "Los pesimistas detectan dificultades en sus oportunidades, los optimistas descubren oportunidades en las dificultades".

Es aquel que no critica, ya que sabe que no hay mejor manera de matar la cordialidad, la iniciativa y la cooperación, que hacer uso de la crítica destructiva; el buen Sembrador sabe que no hay mejor manera de conseguir que alguien haga algo, que hacer que ese alguien quiera realmente hacerlo.

Debe siempre practicar el don del perdón, ya que al perdonar, se quita el peso de rencores y resentimientos que solo oscurecen la visión y no permite apreciar lo bueno que hay en los demás y lo bonito que es vivir.

Sabe que el elogio sincero es una arma poco usada por el ser humano, para hacer que los demás a su alrededor se sientan apreciados e importantes; se habla del elogio sincero, no de la adulación, pariente del cinismo y la falsedad; se habla del reconocimiento oportuno a lo bien hecho, ya que comúnmente somos muy rápidos para censurar los errores y muy lentos para reconocer los aciertos.

Se enorgullece de su patria, una patria con un gran acervo cultural, con mucha historia, que ha sido forjada a lo largo de cientos de años por aquellos héroes, conocidos y desconocidos, que la amaron, la respetaron y la defendieron hasta sus últimas consecuencias; inculca en sus hijos el orgullo de haber nacido en su Patria, y la seria responsabilidad que tenemos todos de construir un mejor país, participando activamente, no sólo en el aspecto productivo o económico, sino en lo político, ya que sabe que los cambios positivos no se dan solos; lucha por una nación en donde ninguno viva a expensas de nadie, y todos se ganen el sustento con esfuerzo honesto, no con corruptelas o acciones criminales, una nación en donde el pueblo decida genuinamente su rumbo político y económico.

 

PRÓXIMA CONVENCIÓN

SEMBRANDO VALORES

DIRECTORIO

DE CLUBES

OBJETIVO

COMÚN

REVISTA

 EN LÍNEA

EVENTOS

 

OBITUARIO